El principio protectorio en época de crisis